SINTOMAS

Lumbalgia y sus síntomas

Lumbalgia como síntoma, en lugar de como diagnóstico puede parecer extraño. Sin embargo, una vez sabidas las causas de la dolencia, no tiene nada de desorbitado. Más aún si desde el punto de vista etimológico la palabra lumbalgia significa “dolor lumbar”. Por tanto, la característica principal en la aparición de esta afección es el dolor en dicha zona, que puede irradiarse a otras extremidades y producir diferentes manifestaciones sintomáticas.

sintomas de dolor de espalda

Podemos pensar que el lumbago es solo la aparición de un dolor en la espalda baja. Pero lo cierto es que esta al ser una enfermedad multifactorial, es probable que se manifieste de manera diferente en cada uno de los afectados. La causa base será la que determine los síntomas y signos que puedan presentarse.

Se considera que el diagnóstico precoz y el correcto manejo de la lumbalgia y sus síntomas puede evitar que se establezca de manera crónica. Pero por desgracia, ésta es una de las complicaciones más frecuentes, llegando hasta el 10% de los afectados.




Al presentarse de manera tan inespecífica es necesario una evaluación minuciosa y un correcto interrogatorio del paciente. De manera que el asunto se pueda orientar hacia distintas posibilidades. Sobre todo, teniendo en cuenta los variados factores de riesgo que predisponen a esta enfermedad. Por ejemplo, el tabaquismo, el sedentarismo o la obesidad.

Tipos de dolor

Para poder identificar el lumbago o lumbalgia y sus síntomas y, por ende, dar un correcto tratamiento, es preciso conocer las formas en las que el dolor puede presentarse, razón por la que es descrito a continuación.

Dolor mecánico

Es el tipo de dolor más encontrado en la lumbalgia, con una prevalencia de más del 70% de los afectados. Se caracteriza por presentarse en situaciones que requieren de exigencia física y, por el contrario, desaparece en el descanso. Este tipo de lumbago es común en aquellas personas con trabajos pesados o que tengan hábitos sedentarios.

Dolor irradiado

Este, a diferencia del anterior, no se localiza en la zona lumbar sino en los miembros inferiores. No obstante, puede encontrarse de manera simultánea alcanzando un carácter algo inespecífico. Además, este dolor aumenta con aquellas actividades que elevan la presión intra-abdominal, tales como toser, defecar o reír.

Generalmente, este tipo de lumbalgia suele estar asociada a hernias discales o afectaciones de alguna de las ramas medulares, por tanto, es común conseguir otros síntomas como hormigueo, disminución de la sensibilidad o limitación en el movimiento.

Dolor no mecánico

Sin duda es el más molesto, ya que consiste en la aparición constante de dolor en zona lumbar, sin predominio de horario. Así, puede ser diurno o nocturno, por tanto, los pacientes pueden sufrir de insomnio o cansancio. El origen de este síntoma suele estar asociado a enfermedades inflamatorias o infecciosas.



Síntomas generales en la Lumbalgia

Ahora bien, el reconocimiento del dolor es imprescindible para determinar la gravedad de los síntomas y el tratamiento adecuado. Pero, de manera más general, tenemos que el lumbago y sus síntomas pueden manifestarse mediante cualquiera de las siguientes formas:

  • Dificultades a la hora de moverse o ponerse en pie, por la limitación funcional que se produce después de un dolor prolongado.
  • Dolor que no se irradia por la pierna o un dolor que también pasa por la ingle, la nalga o la parte superior del muslo. Rara vez llega debajo de la rodilla.
  • Afectaciones motoras o sensitivas, como perdida de la percepción al calor o frío en algunas zonas asociadas a la aparición del dolor.
  • Espasmos musculares que pueden ser situacionales, aislados o crónicos, ya sean leves o graves.

En adelante veremos que, tanto el tratamiento como el estudio global de la lumbalgia y sus síntomas, pueden abordarse de diferentes formas, según se trate de:

  • La medicina convencional.
  • La medicina complementaria y alternativa.

AQUÍ le mostramos paso a paso un tratamiento eficaz y duradero

 

5 (100%) 1 vote